¿Qué quiero en la vida?

Una de las primeras preguntas que he debido hacerme y que me ha costado mucho responder hasta ahora. Tengo casi 38 años, tengo un trabajo, un esposo, una perra… pero no se qué quiero en la vida.

Hace más de un año que me hago esta pregunta. He buscado respuestas afuera, adentro, meditando, leyendo, pensando todo el día en ello… incluso preguntando a mi gente más cercana qué creen que yo quiero. Absurdo ¿verdad? Cómo vas a preguntarle a otro qué es lo que tú realmente quieres en la vida. Pero mi incertidumbre ha llegado a niveles insospechados.

La verdad es que no ha resultado nada fácil saber qué quiero en la vida. Muchas veces he atribuido esta falta de claridad a mi pasión: la actuación. “Quiero ser y hacer muchas cosas… por eso soy actriz, porque a través de personajes puedo ser mil personas en una”. No es así. Hay una dualidad entre quién soy (o quiero ser) y lo que realmente quiero en la vida (propósito).

He decidido poner punto final a esta situación.

A través de este blog voy a compartir mis hallazgos, aplicando las técnicas y herramientas que el teatro me ha brindado y muchas herramientas de desarrollo personal que he adquirido en los últimos meses que espero me ayuden a encontrar la respuesta y, en el futuro, espero que también ayuden a otros que lo puedan leer y encuentren utilidad en esto.

Una vida feliz

Podría decirse que tengo todo en la vida. Como comenté tengo un esposo, un perro, un trabajo, padres a quienes amo y me aman, trato de no mantener relaciones tóxicas… en fin. Trato de tener una vida “normal”.

Nunca me he visto en la necesidad de pasar trabajo. Y, aunque tuve que abandonar mi país por su inestabilidad política y económica (Si, Venezuela) el país que me ha recibido me ha brindado muchas oportunidades que me permiten seguir llevando una vida normal.

Sin embargo, al salir de la incertidumbre que conlleva vivir en un país prácticamente en guerra donde no están siquiera garantizado tu derecho a la vida y comienzas a vivir como un ser humano “normal” otras inquietudes aún más profundas han ocupado la mayor parte de mi pensamiento.

La pirámide de Maslow

Desde que estaba en secundaria, cuando veíamos clases de psicología esta figura ha llamado poderosamente mi atención. La pirámide de Maslow te cuenta que cuando tienes tus necesidades básicas cubiertas como comida, salud, trabajo, pareja, intimidad empiezan a preocuparte otros estratos como el autoreconocimiento y el éxito, la aceptación y la resolución de problemas.

Y vaya que esto de no saber qué quiero en la vida se ha convertido en un problema!

Pirámide de Maslow

Lo que el teatro me ha enseñado

Constantin Stanislavski

En más de 20 años que tengo dedicada al teatro, dónde más he trabajado apasionadamente y muy profundamente es en la técnica de las 7 preguntas que proponía Stanislavski (por supuesto con algunas modificaciones a lo largo del tiempo): ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Cuándo? ¿Qué quiero? ¿Para qué lo quiero? ¿Cómo lo conseguiré? Contra qué obstáculos me enfrentaré?

Tengo varios años enseñando un taller llamado “El trabajo del actor consigo mismo”. En donde a través de improvisaciones, un actor, siempre desde sí mismo, y no desde un personaje, inventa situaciones donde debe responder estas 7 preguntas y llevarlas al escenario. Son una serie de ejercicios que permiten al actor tener mayor claridad en escena y, además a través de las actividades físicas y psicológicas que realiza y, del vínculo con objetos significativos, logra su objetivo escénico.

Por supuesto cuando esto lo llevas a un escenario se hace relativamente fácil conseguir o establecer un objetivo un “qué quiero” suficientemente fuerte y que tenga contundencia escénica. Más aún cuando se trata de un personaje o de una escena escrita por otro. Pero qué pasa cuando llevamos estas preguntas a la vida?

Las 7 preguntas aplicadas a tu vida

Muchos alumnos, después de finalizado el taller me escriben contándome acerca de cómo estas preguntas y ejercicios han cambiado sus vidas. Cómo el responderlas les ha dado claridad en sus objetivos y estrategias para lograrlos. No hay nada que haga sentir a una profe más orgullosa que sus alumnos recuerden alguna de sus enseñanzas.

Es por esto que mis hallazgos y la razón de estar escribiendo esto, es porque quizás sea un medio para poder encontrar yo misma qué quiero y cómo eso que quiero puede estar al servicio del otro (encontrar mi propósito de vida)… Solo el escribirlo comienza a darme cierta claridad en la respuesta que busco.

Finalmente creo que los tiros vienen por aquí: estoy casi segura y este experimento me va a ayudar a resolver esta duda, de que a través del teatro y de los conocimientos que tengo puedo ayudar a otros no solo a explorar el hermoso arte de actuar y estar en un escenario con objetivos claros, sino que estas preguntas asimiladas y profundizadas pueden cambiar la vida de cada uno que se atreva a responderlas en profundidad… Empezando por mí.

La actuación es mi profesión y mi vocación pero enseñar y ayudar a otros ¿podría considerarlo mi propósito? ¿Cómo pueden estas preguntas que me han acompañado durante tantos años beneficiar a otros y ayudarlos a crecer y encontrarse?

Y tú ¿ya sabes qué quieres en la vida?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *